Encuentra un tema que te interese

domingo, 1 de abril de 2018

5 prácticas sexuales que el porno volvió habituales en las parejas heterosexuales


1- Sexo anal

La fantasía de todo hombre es darle contra el tráfico a su pareja, eso no es novedad. El detalle es que suena absurdo llamarle "fantasía" a algo que se ha convertido en una realidad dentro de las parejas promedio. Cada vez el porno (meca del coito rectal) es más accesible y las mujeres son más propensas a experimentar, siendo esa la combinación perfecta para el ejercicio de la sodomía fuera de cámaras. 

No olvidemos que ahora hay un culto al trasero femenino como nunca antes se ha visto. ¿Y para qué va a hacer? ¿Solo para mirarlo y nalguearlo? No, ellas saben lo que los hombres quieren. Tampoco dejemos del lado que se trata de un método anticonceptivo infalible, lo que cae a pelo en una sociedad que cada vez tiene menos descendencia. 

En estos tiempos, un hombre que nunca le ha hecho un griego a su novia, es simplemente porque no quiso.  

2- Garganta profunda

Otra práctica habitual en los videos XXX, es esa variante agresiva del sexo oral en donde el hombre mete su miembro hasta la garganta de la pareja, sintiendo placer a través de sus arcadas y chorros de saliva que caen hasta por el piso. Pues bien, gracias al porno, esa práctica visualmente impactante y hasta grotesca, se vuelve cada vez más común. Vamos, ¿quién no ha ahogado a alguna de sus parejas con la churra?

3- Corridas en la cara y boca

La cara femenina cubierta de semen es una imagen pornográfica por excelencia.
Solo basta que veamos a una chica con algo de yogurt en su cara, para que automáticamente recordemos algún clip porno. Bueno, una vez más, gracias a ese tipo de cine, cada vez se va volviendo raro que una chica no acepte ser partícipe de dicho colofón sexual. 

Es verdad que, si bien casi todas las mujeres modernas han recibido leche en su cara y boca, aún hay muchas que se resisten a tomarla. Pero felizmente, de nuevo gracias al porno, esto se está normalizando.


4- Beso negro

El hombre idolatra el trasero femenino no solo para penetrarlo, también para estar cerca de él. En el mundo del porno, eso se traduce en ahogarse entre sus nalgas y estimularle oralmente el ano. Una práctica que da vergüenza por lo extraña y sucia que suena, pero que en la intimidad a más de uno se le ha antojado hacer. ¿Y quién no lo ha hecho? De cajón que muchos no lo han hecho, pero muchos otros sí. Y es que ellas, en la calentura, se suelen dejar. 

5- Sadomasoquismo

Hay que reconocer que este punto no se debe únicamente al contenido pornográfico, puesto que el porno convencional, aunque tiene escenas rudas y poco empáticas con el sexo opuesto, no llega normalmente a lo que entendemos por "sadomasoquismo". Es por la fiebre de 50 Sombras de Grey (ese bodrio) y la revaloración del Marqués de Sade (un grande) que cada vez más parejas optan por agredirse, por supuesto, dentro del consentimiento mutuo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario