Encuentra un tema que te interese

viernes, 23 de septiembre de 2016

5 posibles falsas señales de calvicie

Llega un momento en la vida de un gran porcentaje de hombres donde aparentemente la cabeza va dando sus primeras señales de alopecia. La obsesión de quedarse calvo y exhibir una bola de billar puede llevar a una sugestión terrible, viendo alopecia donde quizá no la hay en lo absoluto. A continuación conocerás unos cinco indicios precipitados de calvicie. 

Ojo, no es que se traten sí o sí de falsas alarmas, sino de detalles que muchas veces llevan a conclusiones precipitadas y autodiagnósticos que pueden llevar a decisiones fatales, como automedicarse (minoxidil y finasterida) y acelerar la caída o quedarse calvo de verdad cuando el cabello no iba por ese rumbo.

1- Los pelos en la ducha y la almohada



La mayoría de hombres no suele darle importancia a los pelos dejados en la almohada, el peine o la ducha hasta que pasan una de dos cosas o ambas a la vez:

a- Dieron por casualidad con un artículo que habla sobre la calvicie y se empiezan a preguntarse si algún día les atacará a ellos.
b- Efectivamente el cabello se está cayendo más de lo habitual y por ende la alopecia está dando sus primeros avisos.

Mayormente, por lo menos a edades tempranas, lo que ocurre es lo primero: el individuo le agarra una repentina atención al tema y por primera vez se fija en los pelos que deja. El consenso entre los expertos es que normalmente se caen unos 80 o 100 pelos por día (depende mucho de cada organismo, clima, etc) y que luego vuelven a crecer (en un cuero cabelludo sano), éstos están repartidos entre los que se dejan en la almohada, los que se caen al lavarse el cabello, peinarse, los que se caen por ahí al caminar, etc.

2- Caída de cabello en otoño


www.farmaciaguayonje.com

Hay quienes sí echaban cierto ojo a los cabellos que dejaban caer durante el día, y repentinamente notaron que estos fueron aumentando a lo largo de semanas. Antes de sacar conclusiones precipitadas fíjate en la estación del año. Aunque aún no hay una razón estrictamente científica que lo avale al 100%, la mayoría de los expertos reconoce que las personas suelen aumentar la caída capilar durante el otoño, pero que después dicha caída se regula y lo perdido vuelve a crecer.

3- El comentario de un amigo



Puede pasar que estás con tu amigo en el omnibus, tú sentado y el otro de pie a tu costado conversando, y de repente éste se queda mirando tu cabeza y dice "oye, te vas a quedar calvo jajajaja". No es que su comentario sea necesariamente falso, sino que no debe ser motivo de alarma prematura.

Usualmente nadie se fija en nuestros detalles corporales tanto como uno mismo, y cuando por casualidad alguien lo hace, puede mostrar sorpresa al ver algo que antes ni se tomaba la molestia en observar. Tal vez lo que pasó es que tu amigo por primera vez conoció tu remolino o tu cabello fino de nacimiento. Quizá él si se está quedando calvo y ni enterado porque nadie le ha mirado la cabeza con atención más de un segundo.




4- El "sospechoso" remolino




En los foros de calvicie miles de hombres (por lo general jóvenes de 18 a 30 años) publican fotos de sus cabelleras y piden opiniones a los usurarios sobre el estado de su coronilla al notar un vacío o aparente baja densidad en el lugar. Claro, la escasez de pelo en la coronilla es casi siempre señal de que dentro de algunos años uno se convertirá en fraile sin haber hecho pacto alguno.

Sin embargo muchas veces se trata de chicos que por primera vez han visto en el espejo su remolino de toda la vida (porque nadie tiene ojos flotando encima de la cabeza) y creen que repentinamente ese vacío ha aparecido ahí. Es cierto que como proceso de calvicie natural, el famoso remolino puede irse abriendo más poco a poco, pero para salir de dudas es mejor pedirle una opinión visual a tu madre que te cargó desde pequeño y vio miles de veces tu coronilla, ella notará de forma más objetiva si algo ha cambiado.

A veces pasa que el remolino parece tener menos densidad por ciertos tipos de peinados o cortes de pelo (o muy cortos o muy largos). Para salir enteramente de preocupaciones (o confirmarlas para empezar a tomar medidas desde ya) es ideal acudir a un dermatólogo, mejor aun si está especializado en tricología.

5- Las desalentadoras fotos



A menudo cuando uno cree estar por las fases más incipientes de la alopecia, se toma fotos con el celular para verse más detenidamente o pedir opiniones en un foro. Lo curioso es que muchas veces las fotografías suelen mostrarnos el "problema" o problema mucho más acentuado de lo que en verdad es.

Un remolino o una raya de la cabeza puede verse dos o hasta tres veces más grande y despejado en una foto tomada con flash, al lado de la ventana o en la interperie. Eso pasa porque la mayoría de cámaras usa mucha luz y/o aumentan fuertemente los contrastes. En estos casos es mejor que te fíes más de tus ojos al verte la cabeza en un espejo o del comentario de alguien de confianza.

A menos que el vacío sea muy evidente, notarás que tus pupilas registrarán una "calvicie" mucho más pequeña que las fotos que sacaste. Una vez más, mejor anda al dermatólogo, que probablemente tu cabello esté sin problemas y te estés angustiando por gusto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario